Enrique Ramírez: Un Hombre Que Camina

Un Hombre Que Camina
Enrique Ramírez
1 septiembre 2018-11 noviembre 2018

“Soy del sur”, como dice una canción escrita allí, así que todo lo veo desde el sur, aunque viva en el norte. Mi trabajo es de crear visiones, mundos que llevan al imaginario poético y político a un lugar común entre ellos. Vengo de un mundo cercado por la cordillera de un lado, y del otro bañado a lo largo por el mar.

Cuando pienso en una obra pienso el tiempo de las migraciones masivas, el colapso aparente de las distancias por la comunicación instantánea y la vorágine de imágenes en la que vivimos.

Es quizá esta paradoja—el hecho de que la ausencia del viajero no borre su presencia— la que explica la importancia de lo sublime en la relación entre el mar, el viaje y las visiones.

Soy un artista que cree que la velocidad de caminar o subir a un barco a vela es la velocidad real en este mundo, soy un artista que quiere que las obras sanen, lloren, que respiren, que hagan pensar. Soy un artista que busca tomar riesgos en su trabajo, como en la vida misma.

Cuando construyo una imagen, pienso lo que no se ve de ella, en el fuera de campo, lo que está detrás del muro, dentro de una máscara. Todo lo que cobra sentido solo si intentas imaginar, ahí donde la poesía se encuentra con una imagen real, ahí donde un océano se encuentra en el precipicio del horizonte real. Ahí donde también, el espectador que se enfrenta a mis imágenes, pueda sentirse dentro de su propia realidad y llevar su propia experiencia a viajar por mis historias. Por eso creo visiones, porque la historia no quiere mar, la historia quiere certidumbres y respuestas. Para las respuestas el arte no existe, sino para hacerse preguntas, para plantear ideas, para ver el mundo desde otro lugar.

Enrique Ramírez

Paris, noviembre 2016

ACERCA DEL ARTISTA

Enrique Ramírez nació en 1979 en Santiago de Chile. Desde 2010, vive y trabaja entre París (Francia) y Santiago (Chile). Estudió la música popular y el cine en Chile antes de unirse al posgrado en arte contemporáneo y nuevos medios de Le Fresnoy – Studio National des Arts Contemporains (Tourcoing, Francia). En 2014 ganó el premio Découverte des Amis du Palais de Tokyo, París, Francia. Desde entonces ha expuesto en Le Palais de Tokyo, Centro Pompidou, Espace Culturel Louis Vuitton, Francia, Le Grand Café, Saint-Nazaire, Francia. En América Latina, Museo Amparo, Puebla, México; Museo de la Memoria, Santiago; Centro Cultural MATTA, Embajada de Chile en Argentina, Buenos Aires, entre otras.

En 2017, la obra de Enrique Ramírez es expuesta en la Biennale di Venezia en la exposición “Arte Viva Arte”, curada por Christine Macel.

Su trabajo combina el vídeo, la fotografía, las instalaciones y las narraciones poéticas. Enrique Ramírez aprecia las historias dentro de historias, las ficciones solapando países y épocas, el espejismo entre el sueño y la realidad. Este artista chileno, que vive y trabaja entre Chile y Francia, a menudo utiliza la imagen y el sonido para construir una profusión de intrigas y ocupar el equilibrio entre lo poético y lo político. Sus mundos imaginarios están unidos a un elemento obsesivo: su pensamiento comienza con el mar, un espacio para la memoria en perpetuo movimiento, un espacio para proyecciones narrativas donde el destino de Chile se cruza con grandes narraciones de viaje, conquista y flujos migratorios. Sus imágenes líquidas hablan del resplandor de una verdad en vuelo permanente, el retroceso de la historia, siempre repitiéndose y nunca el mismo.

Está representado por la galería Michel Rein (París / Bruselas) y Die Ecke (Santiago).